Publicado el Deja un comentario

Claves para reconocer una alergia alimentaria en perros. Síntomas y tratamiento

b1
puppy with scratching himself bite fleas

Claves para reconocer una alergia alimentaria en perros. Síntomas y tratamiento

Escrito por Dra. Jesmir Varona Socias

Doctora en Medicina Veterinaria y Periodista

El picor de Regino: su alergia alimentaria.

Hace muchos, pero muchísimos siglos que perros y hombres se hicieron amigos y desde entonces andamos por este mundo compartiendo historias de amor y fidelidad, por eso es extraño no encontrar en la mayoría de los hogares uno y hasta más de estos, pero si conocemos mejor de sus hábitos, de las posibles o más frecuentes enfermedades y de situaciones en las que podemos protegerlos, seguro seremos mejores personas y cuidaremos más de estos amigos incondicionales.

Las alergias alimentarias en los perros son trastornos con los que nos podemos encontrar con relativa frecuencia. En este artículo veremos cuáles son las claves para reconocer una alergia alimentaria, además, explicaremos qué tratamiento es el más adecuado para solucionarlas o, al menos controlarlas. Si sospechamos que nuestro perro sufre una alergia debemos consultar cuanto antes con el veterinario para evitar que se agrave el cuadro.

¿Cómo detectar una alergia alimentaria en tu perro?

Voy a ilustrarlo con mi perro Regino, era un mestizo muy fuerte, sin embargo, con frecuencia presentaba enrojecimiento y picor intenso en varias zonas de la piel, también, pequeños bultos de color rojo y heridas debidas al rascado intenso. Luego de observar su dieta, llegamos a la conclusión que era una dermatitis por alergia alimentaria, en especial por ingerir pescado cocido. Una vez que eliminamos esta proteína de su dieta, tardó mucho tiempo en recuperar el pelo y su brillo, pero lo logramos, entonces era la atracción del barrio por su capa negra y brillante.

¿Qué produce una alergia alimentaria en tu perro?

Los alimentos más relacionados con reacciones alérgicas son las carnes, la leche, los huevos, el pescado, los cereales o la soja. La alergia es una reacción de hipersensibilidad ante una sustancia, en este caso proteínas, que, en principio, no debería ser peligrosa para el organismo.

Si el sistema inmunitario así lo considera, es cuando se produce la alergia. El perro debe exponerse al alérgeno una o más veces para que se desencadene la reacción. Por ello, es más habitual en perros que llevan tiempo con la misma alimentación.

¿Qué hacer en una situación de alergia alimentaria en tu perro?

Para confirmar un diagnóstico de alergia alimentaria, el veterinario recurrirá a una prueba de dieta hipo-alergénica.

Esta consiste en ofrecer al animal lo que se conoce como una dieta de eliminación, es decir con alimentos que nunca antes haya ingerido, prescindiendo del resto, que se eliminan. A la venta encontraremos diferentes piensos o comida húmeda, elaborados con pocos ingredientes de consumo menos habitual. No contienen colorantes, conservantes ni aromatizantes artificiales.

En las alergias alimentarias es posible recurrir a los remedios caseros, ya que la dieta que podemos elaborar en casa, con alimentos frescos escogidos y controlados por nosotros mismos y sin ningún tipo de aditivo, es una opción excelente para estos animales.

Eso sí, para que el menú sea equilibrado es imprescindible que lo confeccionemos con ayuda de un veterinario con buenos conocimientos de nutrición, ya que, de lo contrario, podríamos solucionar la alergia pero ocasionar deficiencias.

¿La dieta BARF cumple con los requerimientos nutricionales de tu perro?

La dieta BARF para perros (acrónimo de Biologically Appropriate Raw Food), conocida en español como ACBA (Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada), es una de las tendencias en cuanto a alimentación canina se refiere.

Esta dieta propone la utilización de alimentos sin cocinar, argumentando que es la forma de alimentación más natural para los cánidos domésticos, quienes en su estado salvaje solo consumen carne de sus presas. Sin embargo, existe una gran controversia en torno a la dieta ACBA para perros, ya que realizada de forma incorrecta favorece el riesgo de transmisión de ciertos parásitos y enfermedades. Algunas de ellas enfermedades zoonóticas, que significa que pueden transmitirse al ser humano.

En mi opinión personal, no me gusta ofrecer ningún alimento crudo a los perros y gatos, por estas mismas razones relacionadas a la transmisión de enfermedades, pero en caso necesario para evitar las alergias, se puede recrear una dieta lo más natural y parecida a la que tendrían los cánidos en estado silvestre.

En esta ración casera se ofrecen piezas de carne, vísceras, huesos carnosos y huevos. También se incluyen en menor proporción cantidades moderadas de frutas y verduras que si pueden ser cocinadas. Así, la alimentación ACBA cumple con los requerimientos nutricionales del perro, que se basan principalmente en el consumo de proteínas y grasas de
calidad. En una menor proporción requiere también ácidos grasos, minerales y vitaminas.

¿Qué hacer si la alergia persiste después del cambio de dieta?

Si después de cambiar la dieta, persisten los síntomas, visite a su veterinario para aplicar antihistamínicos pero nunca por su cuenta, siempre con la anuencia del doctor. Recordemos que a tiempo cualquier síntoma puede revertirse y lograr que su mascota, así como mi Regino, vuelva a mover su cola para recibirte con todo cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.