Publicado el Deja un comentario

Cómo saber si tu mascota tiene Rabia

Post para Blog Toppet 13
Post para Blog Toppet 13

Cómo saber si tu mascota tiene Rabia

Escrito por Dra. Jesmir Varona Socias

Doctora en Medicina Veterinaria y Periodista

La Rabia: esa temible enfermedad

Según la sabiduría popular a una persona de mal carácter se le dice que es “rabiosa” aunque la comparación no sea muy poética, el símil corresponde a los cuadros de agresividad que manifiestan los animales enfermos con ese terrible mal, para conocer sobre sus mitos y realidades, hoy te propongo abundar en el tema.

Qué es la Rabia

La Rabia es una enfermedad viral, causada por un Rhabdovirus, el mismo es muy poco resistente a las condiciones ambientales, por eso su transmisión se da al contacto directo con un animal infectado. La transmisión de la rabia se produce principalmente por la mordida de un perro, gato o roedor infectado.

Como el virus se encuentra en la saliva, puede entrar a través de la herida producida por los dientes. También se produce la enfermedad si la saliva del animal infectado entra en contacto con las mucosas de otro animal o persona.

El virus no puede atravesar la piel si está entera, por lo que tendrá que penetrar por las mucosas, ya sea la ocular, nasal, encías o heridas abiertas. Si hay contacto entre un animal infectado o portador y un animal sano, el virus penetra, logrando la transmisión de la rabia. Entonces se propaga a través de los nervios y llega a la médula espinal y cerebro, desde donde empezará a distribuirse por los nervios de todo el cuerpo.

Cuándo pensar que un animal tiene Rabia

Si tu mascota fue mordida por un perro, un ratón o murciélago, debes estar alerta durante varios días, al menos por 2 semanas. Debes conocer que los síntomas de la rabia aparecen de forma progresiva. Después de la infección el virus tiene un período de latencia de unas 4 u 8 semanas (aunque en algunos casos puede llegar a ser de 12 semanas), durante las cuales nuestra mascota está aparentemente sana.

La duración del tiempo de latencia depende, entre otras cosas, de la distancia entre el punto de infección y el encéfalo, si es mordido en una extremidad tardarán más en presentarse. Los síntomas iniciales pueden pasar desapercibidos. Se producen cambios de comportamiento y el animal se vuelve más temeroso.

Síntomas específicos

Las manifestaciones o los síntomas más comunes en la Rabia animal, siempre son nerviosos, porque es al sistema nervioso lo que ataca el virus.

  • El primer síntoma es un cambio en la conducta del animal, este se vuelve muy agresivo.
  • Aparece salivación frecuente, pues se le va dificultando tragar.
  • Incoordinación de los movimientos que le dificulta caminar y luego sobreviene la postración (porque se produce inflamación del cerebro: Encefalitis)
  • La mirada resulta extraña, como perdida, además sus pupilas se aprecian dilatadas.

Finalmente aparece la parálisis de todos los músculos, incluyendo hasta los respiratorios.

Ante la aparición de algunos de estos síntomas se debe buscar con urgencia a un Veterinario para que determine si es la enfermedad y nunca intentar tocarlo o someterlo a algún movimiento, porque puedes resultar mordido.

Nota roja

Es muy importante aclarar que la Rabia no sólo afecta a nuestras mascotas, es decir perros y gatos, también puede afectar a otros mamíferos como: cerdos, carneros, vacas, caballos, murciélagos y mangostas, además otros animales salvajes como zorros y mapaches, también pueden contagiarse. El mayor peligro resulta en que puede padecerla el hombre y es mortal.

Debido a su letalidad y la no existencia de una cura, la rabia es de extrema importancia para la salud pública. A nivel mundial, 60.000 personas mueren cada año por esta enfermedad, principalmente en Asia y África. Sin embargo, puede ser eliminada en su ciclo urbano, donde es transmitida por perros y gatos, a través de medidas eficientes de prevención como la vacunación animal, la educación sanitaria y la atención médica, con el tratamiento preventivo en personas agredidas por animales.

En nuestro continente americano, se ha logrado reducir en casi el 98% la incidencia de la rabia humana transmitida por perros, con un registro de 300 casos en 1983 a solo 3 casos en 2019, destacó el doctor Ottorino Cosivi, director del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa y Salud Pública Veterinaria de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El Dr. Cosivi consideró que ese logro “ha sido posible gracias a la solidaridad entre los países, el intercambio de lecciones aprendidas, la identificación y priorización de riesgos, así como las acciones de monitoreo y vigilancia epidemiológica, en personas y posibles reservorios del virus”.

Cómo actuar al ser mordido por un vector transmisor de la Rabia

Siempre es muy importante saber qué hacer al ser mordido por uno de esos vectores, lo primero es lavar con abundante agua y jabón la zona de la mordida. Después, lo próximo y también muy necesario, es acudir al médico para el tratamiento requerido, porque muchas personas se lavan la herida y no van al médico sin pensar en el riesgo que corren al no atenderse.

Otro aspecto importante es siempre que sea posible, recoger la mangosta o el murciélago, para que estos sean examinados en el laboratorio. Por último, quiero insistirles en su disciplina y colaboración con la vacunación de las mascotas, si lo hacemos; al menos una vez al año, no sólo estaremos protegiendo a nuestros animalitos, también contribuimos a preservar la salud humana en la comunidad donde habitamos.

Tratamiento

No existe tratamiento eficaz, pero la vacuna humana se aplica con rapidez a personas lesionadas y en muchos casos no llega a manifestarse la enfermedad. Solo las medidas preventivas nos ayudarán a evitar tan terrible mal.

Datos de interés

Cada año se reportan casos de rabia animal, a pesar de existir campañas de vacunación antirrábica, la cual es la disposición más importante para evitar que los animales la padezcan y por tanto sus dueños. Otras medidas importantes son: la desratización y el saneamiento ambiental, sobre todo en zonas rurales.

Pero insisto en que la única y más eficaz manera de evitarla, es vacunando a nuestras mascotas cada año, a partir de los 6 meses de edad y así estarán protegidos contra esa amenaza para la vida. Recordemos aquello que nos enseñó José Martí “la verdadera medicina no es la que cura, sino la que precave”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.