Publicado el Deja un comentario

La falta de calcio en tu perro: Cómo puedes solucionarlo

Post para Blog Toppet 10
Post para Blog Toppet 10

La falta de calcio en tu perro: Cómo puedes solucionarlo

Escrito por Dra. Jesmir Varona Socias

Doctora en Medicina Veterinaria y Periodista

La falta de calcio en mi perro: Cómo solucionarlo

Mi perro Regino comenzó a mostrar debilidad en sus patas delanteras, a veces parecía que se le doblaban y fueron arqueándose durante su crecimiento, comenzamos a entablillarlo pensando que era una deformación ortopédica, pero cuando comenzó con apatía y ya ni correr detrás de la pelota o la gallina del patio lo animaban, comencé a preocuparme.

Mientras buscábamos sobre enfermedades posibles a sus características, tuvo convulsiones y ya era más serio el asunto, lo menos que había pensado era en una deficiencia de calcio, pues se alimentaba bien y le gustaba mucho la leche y otros alimentos ricos en ese mineral, pero parece que no los fijaba bien. Qué hacer en esos casos y cómo se presentan, aquí te lo proponemos.

Niveles de calcio

Comencemos por decir qué puede provocar un desbalance de calcio en cualquier organismo, tanto animal como humano. Debo aclarar que la deficiencia o exceso de calcio en los perros, puede desencadenar en enfermedades neurológicas, síntomas en músculos y esqueletos y problemas en el corazón, también pueden aparecer fracturas óseas. Si por el contrario, tu perro mantiene un exceso de calcio en su organismo, podemos llegar a observar depresión, vómitos y poco apetito.

El calcio forma parte importante del desarrollo y bienestar de tu perro. La falta de este, puede acarrear distintos problemas que derivan en enfermedades más graves y problemas de conducta como la apatía.

Lo primero en señalar es que el calcio es un mineral esencial y como en los humanos, también forma parte de su desarrollo óseo, dental y juega un papel importante en la lactancia de los cachorros, su sistema circulatorio e incluso en su sistema nervioso, interviene en la contracción de los músculos para diversas funciones y junto al fósforo ayuda en el proceso de sinapsis de las células neuronales, para mantenerlo alerta y orientado.

Un detalle a considerar es que, cuando los niveles de calcio aún no son demasiado bajos, no vas a notar síntomas muy alarmantes. Otro causante de esta condición puede ser un mal funcionamiento de los riñones, ya que si hay un problema en ellos, el calcio escapa por esa vía. Se hace notorio porque la orina se torna de un color verdoso.

Posibles Causas

Por supuesto, la falta de calcio puede estar producida por una mala alimentación, pobre en este mineral. Ya sea que el pienso que compras no trae la cantidad necesaria de calcio o si es una comida natural también falle la cantidad de calcio.

Aunque puede pasar que esta condición esté ocurriendo a causa de una enfermedad llamada Hipocalcemia, donde los niveles de calcio caen debido a la falla de una proteína llamada albúmina. ( presente en la clara del huevo)

En el caso de las hembras, después de parir pueden padecer una enfermedad llamada eclampsia e incluso la pueden sufrir durante el embarazo o en el periodo de lactancia. En cualquier caso, esta enfermedad lleva a la condición de bajo niveles de calcio. Cómo tratarlas es importante, pues a tiempo tiene remedio.

Diversas recomendaciones y tratamientos posibles

¡No entres en pánico! Esto tiene solución. La falta de calcio no tiene que ser permanente y por suerte, se puede superar ayudando a recuperar la salud de nuestro mejor amigo.

Para empezar, si ves alguno de los síntomas o varios de ellos, lo ideal es que lleves a tu perro al veterinario, para hacer el diagnóstico apropiado.

La mejor forma de diagnosticar esta condición es un examen de sangre, que permitirá verificar también otros elementos que puedan arrojar la posible causa.

Una vez que el doctor tenga el diagnóstico, le recetará la cantidad adecuada para su tamaño y edad, además te guiará para saber cuál es la mejor forma de suministrarle este mineral a tu perro. Existen sueros rápidos para esta finalidad, tabletas y polvos orales y se combinan con la vitamina D, que favorece su almacenamiento en sangre.

Para prevenir la falta de calcio en perros es importante conocer el gramaje que debería consumir tu perro: al tratarse de un cachorro la cantidad recomendada es de 320 miligramos por cada kilo de peso corporal y en el caso de los adultos, deberían ser 120 miligramos por kilo, ya que al dejar de crecer requiere menos cantidad.

Cuando vayas a comprar los alimentos ten en cuenta todos estos factores, para elegir el adecuado a las necesidades de tu mascota e igualmente si le ofreces alimentos naturales o los húmedos, puedes asesorarte para mantener siempre los valores nutricionales.

Qué alimentos son ricos en calcio

Los huesos con carne, tienen alto contenido de calcio y fósforo. Como indicábamos en la introducción, el calcio es fundamental para la formación de la estructura ósea, y también para las funciones neuromuscular, cardiovascular, inmune y endocrina.

Los perros necesitan que la cantidad de fósforo y calcio en su organismo esté equilibrada. Podemos complementar la dieta de calcio a través de los huesos carnosos, siempre crudos nunca cocinados, aunque no por mucho tiempo, porque el crudo favorece las parasitosis.

Ejemplos de este tipo de huesos son los cuellos y alas de pollo o pavo, las costillas de cordero o vacuno, que podemos encontrar en las carnicerías.

Otros alimentos ricos en calcio son los derivados lácteos: el yogur natural sin azúcar ni edulcorado, además de tributar calcio aportará bacterias beneficiosas para la flora intestinal de tu perro, también el queso y la leche con poca sal son beneficiosos.

Sumamos a esta gran lista el pescado, concretamente las sardinas, el salmón, el atún y la trucha, contienen grandes cantidades de calcio, además de otros muchos minerales y vitaminas, necesarias para la salud animal.

Mis consejos

Y por último, un consejo casero desde mi experiencia y muy fácil de lograr, consiste en hacer un suplemento con cáscaras de huevo; se ponen a secar al sol o a tostar en horno, luego se reduce a polvo ya sea con un rodillo o en la mezcladora, para ofrecerlo a nuestro amigo peludo se liga con los alimentos húmedos, una cucharada grande por día, el sobrante el cuerpo lo eliminará fácilmente y el necesario se absorbe con la digestión. Te doy fe de que con ese suplemento hogareño Regino enderezó sus patas delanteras y volvió a perseguir la pelota y de paso, a la gallina ponedora del patio trasero, a la que le dejó sin plumas la cola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.