Publicado el Deja un comentario

¿Qué puede ocasionar estrés en nuestras mascotas?

Post para Blog Toppet 13 2
Post para Blog Toppet 13 2

¿Qué puede ocasionar estrés en nuestras mascotas?

Escrito por Dra. Jesmir Varona Socias

Doctora en Medicina Veterinaria y Periodista

Ruidos y estrés en mascotas

Compartir la vida con una mascota y dedicarle unos cuantos mimos diarios, ayuda a disminuir nuestros niveles de estrés. Pero… ¿has pensado que ellos también se estresan y pueden enfermar por esa causa? Para ofrecerte información sobre el tema te invito a leer este artículo: ¿Me acompañas?

¿Qué puede ocasionar estrés en nuestras mascotas?

Las causas son tan variadas, como en el caso de los humanos. La diferencia es que, ellos no lo pueden explicar y debemos fijarnos e interpretar los signos correctamente. Por eso debemos observarlos cuidadosamente y buscar las posibles causas.

Los fuegos artificiales, tan de moda en estos tiempos, son el desencadenante de mucho miedo en perros y gatos, pero además el ruido intenso de un auto o camión, los truenos y hasta la presencia de una visita, pueden provocar en ellos reacciones diversas.

Si el factor desencadenante del miedo se repite con frecuencia, pueden aparecer algunas enfermedades unidas a un cambio de conducta en el animal. La respuesta fisiológica puede variar en función de la variabilidad genética, el sexo y la raza. Hay animales que presentan una predisposición genética a manifestar ansiedad.

Se presenta de manera diferente

Cada animal tiene su propio carácter, relacionado con los factores ambientales y hereditarios. Mientras algunos son confiados y sociables. Otros son tímidos y asustadizos. En el caso de los gatos, su reacción ante una nueva experiencia, como la llegada de una visita, es un buen indicador de su temperamento: el gato confiado se acercará, mientras que el gato asustadizo se esconderá o huirá. El segundo será más sensible al estrés y necesitará un entorno seguro.

Otras razones para el estrés

Los cachorros que han sido separados de sus madres nada más nacer o poco tiempo después son propensos a no socializar. La madre es fundamental en el desarrollo de un cachorrito o un gatito. Les da seguridad y les enseña cómo deben reaccionar frente a determinados estímulos. Si no tuvo la posibilidad de recibir esos cuidados, ya sea porque murió en el parto o porque le retiran las crías demasiado pronto (abandonos o venta por parte de criadores poco escrupulosos), los cachorros y gatitos, pierden la oportunidad de aprender y crecer “seguros”.

Estos animales, cuando lleguen a un hogar, deben contar con dueños muy sensibilizados, que hagan el papel de “madres” y les ayuden a encarar el desarrollo con cariño y cuidados especiales. Sabemos que el período de socialización de los perros y gatos dura hasta los 4 meses aproximadamente .Si durante este tiempo no tienen contacto con los estímulos habituales de una vida entre humanos, cuando se enfrenten a situaciones nuevas reaccionarán con estrés.

El resultado puede ser: animales extraordinariamente tímidos y asustadizos o animales con reacciones exageradas: ataques, mordiscos.

Experiencias traumáticas

Situaciones traumáticas hacen que los animales no sepan cómo afrontarlas y queden marcados de por vida. El abandono quizás sea el que podemos entender más fácilmente. Tenemos ejemplos de animales que han sido abandonados en la carretera y que no toleran volver a subirse a un coche.

En el día a día, un ataque por un perro, puede hacer que nuestro animal ya sea de esa especie o gato, no vea a otros animales como compañeros de juego y huya de ellos, o se vuelva agresivo. Por supuesto, una situación de malos tratos puede traumatizar a nuestra mascota para siempre.

Una visita al veterinario es imprescindible para que el animal se acostumbre a salir, se sienta cómodo y no vea como una amenaza las revisiones rutinarias de su doctor. Una primera visita desacertada o un corte de uñas traumático, puede cambiar el carácter del animal para siempre.

Otra de las situaciones dramáticas es el momento de la esterilización. Algunos dueños de mascotas parecen tomarse esta situación como algo inocuo y sencillo, que no tiene ninguna complicación, pero sí puede traerle estrés porque es una cirugía, que como todo procedimiento lleva cambios en las rutinas de vida.

¿Has escuchado alguna vez que un animal ha cambiado el carácter tras la esterilización? Ahora entenderás qué ha pasado.

Situaciones nuevas

El cambio de vivienda puede suponer un factor de estrés en nuestro gato o perro. Por ejemplo, si permutamos de una casa con jardín a un piso o apartamento. El entorno es muy diferente y puede hacer que nuestra mascota se sienta confusa, especialmente en el caso de los gatos, que son muy sensibles al cambio de su territorio.

La llegada de un bebé supone una situación estresante para los padres. Esa misma excitación podemos trasladarla a nuestra mascota sin querer. Si añadimos a esto la dependencia extrema que el bebé tiene de sus padres y la dedicación que precisa, la mascota se puede sentir apartada y reaccionar de forma no adecuada.

Y otra situación hogareña que desajusta la rutinas es la llegada de una nueva mascota, por eso debe ser preparada con antelación. Buscar un lugar donde el nuevo animal pueda comenzar a adaptarse y ver la mejor manera de presentárselo a la mascota que ya tenemos en casa es necesario para evitar situaciones estresantes entre ambos.

Cuando adoptamos o recogemos a un animalito nuevo, pensamos solamente en salvarlo de una situación problemática, pero a veces se nos olvida pensar en el que ya tenemos.

Como ven, las causas de estrés en nuestros queridos compañeros de hogar pueden ser diversas, pero lo más importante a tener en cuenta es que de no liberarse de ello pueden enfermar.

Patologías relacionadas al estrés

Obesidad y diabetes: La ansiedad producida por el estrés puede llevar al animal a la voracidad de apetito. Tratan de aliviar su estado de nerviosismo comiendo y, en muchas ocasiones, los propietarios tratan de calmarlos ofreciéndoles comida.

Los animales van ganando peso y cada vez son menos capaces de moverse con normalidad. Este estado de sobrepeso acaba desencadenando otras patologías como:

  • Diabetes, muy típico en gatos.
  • Osteo-artritis/Osteo-artrosis.
  • Problemas cutáneos diversos.
  • Apatía y desinterés por el entorno.
  • Trastornos Hepáticos.

Otras enfermedades pueden ser las Alopecias generalizadas: Porque no paran de lamerse o rascarse excesivamente, determinadas zonas de su cuerpo.

También Trastornos digestivos: Vómitos, anorexia.

Cistitis idiopática felina: Cistitis crónica recurrente en la que no podemos encontrar evidencia de infección. Remite normalmente cuando tratamos al gato por ansiedad.

Trastornos inmunitarios: Que van desde inmunosupresión, con lo que esto conlleva, que los vuelve más propensos a cualquier otra enfermedad.

Tratamientos

Si su mascota tiene ansiedad, primero debe consultar a su veterinario. Una vez que haya descartado problemas físicos, puede discutir técnicas de modificación del comportamiento y, si es necesario, recetar medicamentos para la ansiedad.

Entre los tratamientos de los que podemos hablar están: los a base de feromonas y los de aromas florales. Si los problemas de su mascota no son lo suficientemente graves como para que sea necesario recetar medicamentos, existen algunos productos naturales, que puede probar para ayudarlo a calmarse.

Los productos de feromonas. Son a base de esas sustancias, que el animal produce de manera natural en la piel, con varias funciones. Con las feromonas pueden oler el miedo, la afinidad sexual o marcar territorio. La artificial se comercializa en dos versiones, la versión en aerosol se puede utilizar dentro de la jaula o portador de su gato, por ejemplo, o en una toalla en la que lo puede envolver para cortarle las uñas. La versión de difusor, que es la otra, se puede utilizar en el hogar para esparcir ese aroma, que le es familiar al animal y lo tranquiliza.

Un producto similar para perros, se produce en varios países y contiene una sustancia llamada “feromona tranquilizadora de perros”.

Se puede utilizar para ayudar a perros con miedo a los ruidos, ansiedad de separación leve u otras situaciones que ocasionan estrés. El ingrediente activo es una versión sintética de la feromona que producen las perras cuando están amamantando.

Y las técnicas florales, son extractos diluidos de varios tipos de flores y plantas. Se usan para tratar problemas emocionales en animales y personas. Las esencias de flores, son eficaces en líquidos, administrado en dosis muy pequeñas (unas 20 gotas al día en el agua de su mascota), se pueden comprar tanto en tiendas especializadas para mascotas, así como en la mayoría de las tiendas de alimentos saludables.

Antes del fin

Antes de terminar insisto en que los animales no son un simple pasatiempo y que incorporarlos a nuestras vidas requiere asumir el compromiso de respetarlos. “Debemos cuidarlos y quererlos como a un miembro más de la familia, uno que además, sabe siempre acompañarnos en los malos momentos”. Por eso su salud debe alejarse del estrés, para que sigan a nuestro lado y algunos de estos consejos, sé que podrán ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *