Publicado el Deja un comentario

Qué tan buen amigo es el Husky Siberiano

Post para Blog Toppet 11
Post para Blog Toppet 11

Qué tan buen amigo es el Husky Siberiano

Escrito por Dra. Jesmir Varona Socias

Doctora en Medicina Veterinaria y Periodista

Un buen amigo: el Husky Siberiano

Aunque en Latinoamérica no abundan, porque su historia y supervivencia están ligadas a los polos y lugares helados, el Husky Siberiano ha logrado adaptarse a algunos países del continente, y verlos, resulta muy llamativo y agradable.

Mi niña, al ver alguno en nuestra ciudad no sale de su asombro, ella siempre que puede se acerca y si la dejaran lo acariciaría, dice que es tan bello que es el novio ideal para nuestra Nina. (Nuestra perrita mestiza; que aunque algo loca es muy bonita)

Sin duda alguna, una de las razas de perro más solicitadas, más apreciadas y más admiradas en el mundo de los seguidores, es el Husky Siberiano, sus ojos intensos y azules, el porte y elegancia le aportan un gran parecido al lobo, pero su carácter cariñoso, inteligente y devoto de su dueño, lo convierte en un animal encantador.

Historia de la raza

Si eres seguidor de los dibujos animados, en muchas series relacionadas con las tribus de esquimales, esos perritos familiares que conducen el trineo y defienden el iglú son Husky. Es una de las razas más antiguas que se utilizó como perro de trabajo, en especial como tirador de trineos. Nació hace alrededor de 3000 años en una tribu de nómadas esquimales: los Chkchis, que vivían al este de Siberia. El Husky (que su nombre significa “ronco” aludiendo a su particular voz) era un perro de tiro, de caza y pastor.

Sus valores

El magnífico ejemplar canino, fue el gran ayudante de esta tribu cuando llegaba el frío y la nieve, pues se convirtió en su medio para desplazarse tierra adentro, con algunas de sus pertenencias para sobrevivir el crudo invierno polar. Más tarde, en Alaska, las aptitudes de este perro como tirador de trineos, le catapultaron a la fama, y es que, durante una epidemia de difteria, por los años 30 del pasado siglo, un equipo de Huskies recorrieron más de 500 km por las tierras cubiertas de nieve, tormentas y ventiscas, para entregar medicamentos. La historia del perro Baltus, una película de Disney, da fe de ello.

En la actualidad, la mayoría de los Huskies se han convertido en queridas mascotas. Sin embargo, aún siguen cumpliendo misiones especiales o participando en campeonatos de mushing.

Carácter

Pese a su creciente popularidad, ya que se trata de un animal anhelado por muchos, especialmente, los niños, que son capaces de admirar su extremada belleza, no es una raza apta para principiantes. Su fuerte temperamento, sumado a su gran inteligencia y su autonomía, puede convertirlo en un animal difícil de adiestrar.

Debido a ello, muchos de estos animales acaban sus días en refugios y perreras, cuando sus dueños no han podido educarlos o dominarlos. Por eso, los expertos aclaran: si quieres un Husky, antes infórmate bien sobre esta raza, conoce todas sus características, necesidades, comportamiento y valora si estás preparado para tenerla en casa.

También la familia debe instruirse, sobre todo, si tienes niños. Cuando finalmente decides por esta maravillosa raza, busca a un experto en comportamiento animal, para que te ayude a educarlo desde cachorro, para socializarlo con otros animales y que aprenda las órdenes básicas de obediencia, así la relación con su dueño y familiares será siempre la mejor.

Características físicas

El Husky resulta un perro grande, cuyo peso oscila entre los 25 y los 35 kg, según el sexo, la hembra resulta menos corpulenta. Su altura a la cruz resulta de 53 centímetros para ellas y 58 en los machos. La longitud de su pelo es media, el pelaje es de doble capa y los hay de diferentes colores, que pueden ir desde el negro hasta el blanco.

Las más llamativas

Una de las características físicas más particulares de este animal es el color de sus ojos, que puede ser azul intenso o tener un ojo azul y el otro marrón.

Las orejas del Husky son erguidas y su hocico largo y afilado, dándole un aspecto muy semejante al lobo, como ya les decía al inicio. Pese a ser una de las razas de perro más parecidas al lobo, es un animal muy cariñoso y protector. Pero eso sí es muy independiente, altivo y puede ser muy testarudo. Necesita un dueño que sepa educarlo, sin castigos ni mano dura, sino con refuerzo positivo.

Con buena disciplina, autoridad y una buena socialización, se disfrutará de un animal equilibrado y un excelente compañero. Yo siempre digo que la mejor manera de enseñar a las mascotas, es desde el cariño.

Necesidades para su vida diaria

Es un animal muy fuerte y vigoroso que necesita realizar mucho ejercicio. Por lo que es una raza de perro apropiada para aquellas personas que llevan una vida muy activa.

Por ser un animal adaptado al frío, no llevan bien los meses de calor en zonas muy calurosas, en esa temporada debe ejercitarse menos y estar en lugares frescos y ventilados. De hecho, se encuentran mejor en lugares de montaña, donde incluso pueden dormir a la intemperie en invierno.

Alimentación

Respecto a la comida, lo ideal es que el veterinario aconseje cuál es la ración y el tipo de alimento más recomendado para el husky. Por lo general, se adaptará al nivel de actividad del animal, si participa en competiciones de trineo o si vive en un apartamento o en casas con espacio al aire libre.

También como en todas las razas animales, los requerimientos de comida varían según la edad, el entrenamiento y en el caso de la hembra el período de celo y gestación debe reforzarse con alimentos ricos en calcio.

Algo más

Conviene cepillar el pelo del Husky varias veces por semana, sobre todo, en épocas de muda, así evitarás esos feos nudos y elimina las células que mueren a diario en la piel y el cabello, dándole mal olor.

Convivencia

Por ser un animal independiente, a veces testarudo y con mucho carácter, muchos pueden pensar que no es un perro apto para estar en casas con niños. Sin embargo, cuando está bien educado y socializa con normalidad, es un compañero de juegos ideal para los más pequeños, a los que respetará y cuidará.

De hecho, los Huskies son animales que disfrutan mucho de la compañía humana, y les encantará tener una tarea, por ejemplo, cuidar del bebé, acompañarlo y hasta llevarlo sobre el trineo o un carrito. Respecto a la convivencia con otros animales, dependerá de si han crecido juntos.

Su canto ronco

Este bello amigo de cuatro paticas peludas, tiene cierta tendencia a ladrar o, más bien, aullar, sobre todo, si se quedan solos durante mucho tiempo, puesto que al ser animales de manada, desean la presencia de la suya humana, para no experimentar ansiedad, que pueden manifestar con su canto ronco o escarbando.

¿Adoptarás un Husky?

Ahora la decisión es tuya, si luego de informarte, sigues fascinado por su belleza y quieres adoptar uno como mascota, busca a un veterinario para asesorarte, de seguro lograrán ser buenos amigos, mientras él tendrá la oportunidad de convivir con una familia que le dé todo el cariño que necesita. No olvidemos aquello que nos enseñó Mahatma Gandhi cuando dijo que “El progreso de una nación se mide por el buen trato que dé a sus animales “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.